E

Este es el segundo retrato que le hago a Ana de Dios, el trabajo con ellos es un reto permanente. Ella no habla, pero es colaboradora, camina por todo el hogar aunque siempre está cerca a la cocina ayudando. Esta vez busqué una pared blanca con buena iluminación, la capilla es un buen lugar por la luz que entra por las ventanas. Aunque llevo algo de equipo siempre conmigo, aquí no hay tiempo, ademas, algunos se pueden distraer o incluso molestar.

Muchas de estas personas vivieron en la calle, en la extrema pobreza y un buen porcentaje no tiene ningún familiar que vea de ellos. Algunos pagan una pensión y en algo ayudan a los que no pueden; lo que falta para el mantenimiento, la alimentación, pañales, etc., mejor no preguntar. Es magia podría decir alguien, pero para ellas, las hermanitas que administran el asilo, es un milagro, y de todos los días.

Bueno, ahora si vamos con el titulo del blog, resulta que de acuerdo al diario El País, Fundéu, fundación para el estudio de la lengua española, ha elegido “aporofobia”como la palabra del año para el 2017. Fobia o miedo a las personas pobres o desfavorecidas, es su significado. Mala cosa, mal síntoma de nuestra sociedad. La generosidad es gratitud, es corresponder por lo que hemos recibido, ¿nos molesta la pobreza? fácil, hagamos algo para acabarla, cada uno desde su posición sabrá en que puede ayudar. ¿Tiempo? ¿conocimientos? o simplemente dinero, si tenemos un poco de sobra, eso cada uno lo sabrá, pero hagamos algo, siempre hay a quien ayudar, a quien dar.

Sin comentarios