F

Fui afortunado de conocer a mis abuelos, escuchar fantásticos relatos de un tiempo que parece no haber existido; pero que estaba ahí, en su mirada. Nos enseñaron a respetarlos y a reconocer su importancia en la familia. Y esta es, quizás, una de las razones, o excusas, por las que estoy aquí, frente a Rostros del Tiempo, un homenaje a quienes forjaron nuestro presente, a su vida, llena de experiencias, amores y desamores.
En esta primera parte del proyecto se exhibirán, en forma permanente -y para ellos-, los retratos de los abuelitos que viven en el hogar CBAM Señor de Los Milagros, de Girón, Santander, junto a una pequeña reseña de sus vidas bajo cada imagen.

Carlota, habitante del hogar CBAM Señor de los Milagros

En las siguientes publicaciones podrán conocer estos superhéroes de la vida real; ¿quieren ver mejor sus rostros? Las puertas siempre están abiertas, esperan una visita, una sonrisa, o simplemente, oídos que escuchen su historia.

Además, ¡nos necesitan!

Hay 5 comentarios

  1. JHOAN OREJARENA

    Desde la juventud misma es mirar la vejez con una pizca de niñez, he tenido la fortuna de compartir con el adulto mayor y ha sido unas de las experiencias mas gratas en mi vida; escuchar sus historias, recibir sus consejos, es disfrutar cada sonrisa que nos regala.

    Como joven, es pensar en quien quiero ser cuando esté en esa parte de la vida, cuáles serán mis historias y que legado dejaré.

    ¡ Felicidades por el trabajo realizado !

    • FernandoRueda

      Excelente reflexión Jhoan, gracias por compartirla y visitar mi pagina y por ese positivo comentario sobre mi trabajo. Cada visita al hogar es una nueva experiencia, algunas difíciles, pero todas dejan algo en que pensar, además un ratico del tiempo nuestro dedicado a escuchar a los abuelitos es un tesoro para ellos.


Publicar un nuevo comentario